Inicio Política Alojamiento inhumano y falta de garantías constitucionales en Comisaría 2da de la...

Alojamiento inhumano y falta de garantías constitucionales en Comisaría 2da de la Mujer

Este viernes 26 de abril, la Red Corrientes de DDHH realizó una inspección a la Comisaría 2da de la Mujer y el Menor, en el Barrio 17 de Agosto. De diez mujeres alojadas sólo dos están procesadas. Una detenida hace tres meses que está presa y hasta el momento no tuvo contacto con la defensa oficial y carece de recursos para pagar un abogado particular. La Red de DDHH pudo constatar la situación denigrante en la que se encuentran detenidas. Piden intervención del Comité contra la Tortura

En el marco de actividades colaborativas con el Comité Provincial de Evaluación del Seguimiento y Aplicación de la Convención contra la Tortura y otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes de Corrientes, la Red Corrientes de DDHH realizó una inspección a la Comisaría 2da de la Mujer y el Menor, en el Barrio 17 de Agosto de esta Ciudad en horas de la tarde del viernes 26 de abril de 2019.

A través de las rejas y sin ingresar a los lugares de detención, la Red de DDHH de Corrientes pudo dialogar con diez mujeres alojadas en «deplorables e inhumanas condiciones de alojamiento y detención». Aclararon que de estas diez detenidas, hay sólo dos procesadas.

El mayor tiempo de detención de las mujeres allí alojadas es de 8 meses y la más reciente, lleva allí 15 días.

«Una de ellas refiere que está detenida hace tres meses y hasta el momento no tuvo contacto con la defensa oficial y carece de recursos para pagar un abogado particular», detallan en un informe. Todas fueron detenidas por la dirección de Toxicomanía de la Policía de Corrientes y puestas a disposición de la Justicia Federal, pero las mujeres relataron que es la Dirección de Toxicomanía provincial la entidad que sigue interviniendo en la gestión de sus causas federales.

CONSTATACIÓN
«Se pudo constatar en una tarde lluviosa, que varias de las detenidas pernoctan y permanecen en una galería descubierta, con colchones en el piso húmedo, que cuando llueve mucho y los desagües colapsan, se inunda. Por lo que relatan, (no fue permitido el ingreso a los lugares de alojamiento) hay dos celdas, con dos camas cada una, de aproximadamente 3m x 3m, donde se alojan 3-4 personas por celda», detalla la red de DDHH.

También pudieron comprobar «humedad y filtraciones en piso y paredes, el baño está tapado y con olores nauseabundos. Hay quejas respecto a la calidad y cantidad de comida, proporcionada por la Empresa Ayacucho. Dicen recibir solamente una ración, al mediodía. El desayuno y la cena, las más de las veces es resuelto por las visitas familiares, en entregas diarias. No tienen acceso a ningún dispositivo/utensilio para cocinar y/o calentar la comida, tampoco heladera. Solo, a través de la reja, tienen autorizado calentar en pava eléctrica agua caliente. Tampoco pueden tener ventiladores, radio u otro tipo de artefacto eléctrico. No desarrollan ninguna actividad, productiva, educativa ni de ninguna naturaleza, más que esperar el contacto con sus familiares. Los días de visita son los miércoles, sábados y domingos, de 15 a 18 hs. Pero solo pueden recibir un familiar directo por detenida, y lo hacen en el patio, sin ningún elemento de reparo o protección al sol, calor, frio, lluvia, etc. No hay adecuada cantidad de sillas, sábanas, frazadas», es el informe pormenorizado que da la Red de DDHH de Corrientes.

Según informó el personal policial, la situación detallada de debe «a la superpoblación, a las condiciones de hacinamiento y la falta de lugar para recibir más visitas. Refieren que la Comisaría 1ra de la Mujer está también colapsada, y que tampoco hay plazas en la unidad penal n 3 (Instituto Pelletier). También informan que quedan todas afuera y encerradas mientras haya algún/a menor demorado o detenido, hasta tanto se resuelva la situación del/la menor, ya que no pueden tener contacto mayores con menores». Respecto a las condiciones de salubridad y atención médica, hay una detenida insulinodependiente, que tiene que inyectarse tres veces al día, y recibe dieta que le proveen sus familiares. «No es una celda, con las condiciones higiénico-sanitarias de esa comisaría, el sitio apropiado para una persona con esa patología», se señala y expresan que las detenidas plantean vulnerado su derecho a la comunicación, ya que no tienen permitido ( en ningún horario ) el uso de teléfono para llamar o recibir llamados de familiares, abogados, etc). Cuando reciben visita o «paquete» se comunican por «cartitas». Una de las detenidas, manifiesta su preocupación porque tiene un hijo menor, de 17 años, que está solo en su casa, y de ahí la necesidad de poder tener contacto telefónico».

Así las cosas, piden se les provea de elementos para cocinarse e inclusive poder cocinar para auto sustentarse y alivianar la carga a sus familias «que diariamente les proporcionan alimento en mejores condiciones que los que suministra la empresa proveedora Ayacucho vinculada a Shonko».

Solicitan la intervención del Comité contra la Tortura, para mejorar las condiciones degradantes de alojamiento, y también que se garantice el adecuado acceso a la justicia, por lo que se sugiere se pueda hacer una constatación formal por parte del Comité, accediendo a la totalidad de las instalaciones.

La visita fue realizada entre las 17y30 y las 19 por la Dra Hilda Presman, Coordinadora de la Red Ctes DDHH acompañada por Silvana Romero y Valeria Fernández, referentes del movimiento de mujeres de Corrientes y Chaco

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here